mujeres maduras

Investigadores explican cómo las maduras influyen en la sociedad

El debate interminable sobre las maduras tetonas y la pornografía ha dado lugar a muchas suposiciones sobre el deseo sexual femenino. Una percepción común, representado por los medios de comunicación, es que las maduras tetonas están desactivadas de la pornografía que se hace para los hombres y por los hombres. Los defensores de la causa, es decir, la pornografía fundada en el respeto mutuo, donde el sujeto femenino demuestra verdadero cariño a su sexualidad creen que si hubiera más momentos emotivos, argumentos basados en la personalidad de la pornografía o más maduras tetonas las cosas podrían cambiar. Sin embargo, la investigación sobre los patrones sugiere lo contrario.

Los neurólogos Ogi Ogas y Sai Gaddam, los co-autores del libro, “Mil millones de malos pensamientos”, llevaron a cabo la investigación sobre la pornografía visual en relación con el deseo sexual femenino en un intento de descubrir el secreto de nuestros hábitos sexuales. Los resultados de su estudio encontraron que, si bien la mayoría de las maduras tetonas no miran pornografía, aquellas que no están viendo porno podrían estar reteniendo una energía realmente negativa ante la realidad del porno y lo bueno de hacer porno de tetonas.

“Hay un verdadero fenómeno interesante en la sexualidad de la mujer que no se ve en la masculina, y eso es lo que esta división entre la erótica debería ser y lo que en realidad es para la mujer”, dijo  Ogi Ogas. “Los estudios muestran que lo que convierte a las maduras tetonas en algo diferente a lo que tienen sus deseos encendidos o cómo se sienten al respecto políticamente, es la falta de visualización de algo de porno. Hay una paradoja en el cerebro que las maduras tetonas en la cual deben luchar. Los hombres como lo que les gustan más sexualmente las maduras tetonas. Pero con las maduras tetonas, vemos manifiestos políticos incrustados en su sexualidad, con apenas tanto énfasis en sí o estamos discriminando a cualquier género o raza en particular. Considerando que, para un hombre esto simplemente no ocurre”.

Una interesante correlación se encuentra entre las maduras tetonas que les gusta el porno hardcore y ciertos rasgos de la personalidad de las demás categorías, explica Ogro.

“Las maduras tetonas que les gusta porno duro tienden a ser más agresivas, son socialmente más cómodas asumiendo riesgos y suelen ser asertivas. Se sienten cómodas jugando ambos papeles sexuales, les gusta ser dominadas y ser sumisas. Poseen una constelación de rasgos de personalidad que normalmente se asocian con los hombres. Es razonable imaginar entonces que para una minoría de las maduras tetonas, su cerebro sexual se desarrolla de una manera masculina”, dijo.

Deja un comentario